PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Publica tus relatos subidos de tono.

Moderadores: Eduardo, twilight_32, Cisne

Avatar de Usuario
psychoastur
Sin Conejitos
Sin Conejitos
Mensajes: 2
Registrado: Vie Feb 10, 2017 16:44

PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Mensajepor psychoastur » Vie Feb 10, 2017 16:53

Hola a todos. Para comprender mejor mis relatos es imprescindible que sepáis algo más de mi, aunque sea un poco off-topic. Soy un tio que ronda los 40. No soy asturiano, pero hace años que vivo en esta tierra, entre vosotros. No se me ocurre lugar mejor. Me gusta el sexo, mucho, con mujeres, una de cada vez. Como nunca tengo pareja, la periodicidad con la que consigo mantener relaciones íntimas es muy inferior a la que me gustaría. Es relevante deciros que no me gustais. Ninguno, ni tios, ni tias. No os odio, esa etapa adolescente se me pasó hace tiempo. Ahora, de hecho, me gustaría que fuerais felices disfrutando como os plazca de vuestra vida. Eso sí, en vuestro mundo y que a ser posible no intersecte con el mío. Por mi aspecto campechano e incluso afable, a veces os acercais a mi y hasta me hablais. A mi me repele, pero no os culpo. Soy educado y amable (si no me tocais) y procuraré que nuestra interacción sea lo más breve e indolora para ambos. Siendo bien cierto que me disgustais profundamente uno a uno, debo deciros que en grupos me ponéis enfermo. No soporto ese sonido de enjambre que produce la mezcla de vuestras conversaciones y risas. A estas alturas seguro que empezais a vislumbrar mis dificultades para ligar al modo tradicional. Quedan descartados lugares de encuentro casual como bares, discotecas, fiestas y demás. Por Internet en cambio se me da bastante bien. Con la práctica que me han dado los años estoy muy acostumbrado a actuar y soy un buen conocedor de la psicología humana en general y de la femenina en particular. Así que de vez en cuando logro tener unas cuantas citas con alguna tía y echar un polvo. Pero, como os decía antes, ésto no sucede con la frecuencia que a mi me gustaría. Físicamente soy muy normal. Mi dotación está en la media (española). Mi potencia sexual es normalita y baja alarmantemente con los años. Desafortunadamente, por ciertas contraindicaciones médicas, no puedo mejorar este último aspecto con viagras ni similares. Repetir muchas veces con la misma chica es imposible. No es por un pobre rendimiento en la alcoba, sino porque la mayoría, pasado un tiempo, pretenden establecer ciertos vínculos afectivos y yo no. Así que hace unos meses se me encendió la bombilla y pensé que quizás el sexo de pago pudiera mitigar mis carencias. Comencé así con ello mi investigación.

Inicialmente empecé a poner muchos requisitos. Edad, físico, fluidez con el castellano, implicación... Que fuera independiente, profesional, que recibiera sola... Grado de sumisión, amabilidad en el trato, discreción, higiene... Rápido supe que tendría que sacrificar algo. Entre foros, blogs y anuncios me puse a hacer mis propias comparativas. La información disponible suele resultar bastante incompleta para mi gusto y no era cuestión de llamar a la chica y hacerle una entrevista pormenorizada. Estaba muy claro que tendría que lanzarme a la piscina y punto. Decidí cual sería mi primera chica dándole mucha importancia a lo que en los foros se decía que era una lumi contrastada. Tras estudiarme concienzudamente el protocolo de actuación y las posibles contingencias que pudiera encontrarme, tuve mi primer encuentro. Fue la peor experiencia sexual de toda mi vida hasta ahora con diferencia. Supongo que lo lógico sería que os la contara. Pero para ello tendría que rememorarla con detalle y no me apetece nada revolver en ese trauma ya superado. Si insistis quizas lo haga, pero si no mostrais ningún interés, que para mi se quede. Durante muchos días estuve convencido de que no repetiría. Finalmente decidí que no debía sacar conclusiones precipitadas con un muestreo tan escaso. Seleccioné a otra chica, guiándome esta vez por mi propio instinto. Os anticipo que fue una más que agradable experiencia para mi.

En esa segunda cita llegué, como es mi norma, con puntualidad británica. Me abrió la puerta una chica realmente guapa, alta y bastante delgada. Sonreía pero no me miraba a la cara. Me gustó su atuendo. Era elegante y no excesivamente sexy, aunque me pareció un poco anacrónico para el día, hora y lugar. Me presenté y antes de que ella tomara cualquier iniciativa le di 2 besos y eché un paso atrás. Me condujo directamente al dormitorio. Todo parecía ordenado y limpio. La luz quizás demasiado tenue y cálida para mi gusto. Le di la espalda, le dejé su sobre sobre la mesa y mientras me quitaba la chaqueta, le mentí. Le dije que estaba un poco nervioso (ya me gustaría a mi sentir ese nivel de excitación) porque era la primera vez que quedaba con una chica mediante ese método (era la segunda, así que me cago en la diferencia). Mi intención era que se tomara las cosas con calma con un virgen y que así no invadiera mi espacio personal de forma muy brusca. Cuando se acercó, aproveché que yo tenía las manos frías y cogiendo las suyas le dije que me daba no se qué tocarla con aquellas manos. Así tuve el primer contacto físico con ella de forma que no resultara muy invasivo para mi. Fuimos poco a poco entre besos y achuchones. Besaba muy bien, con lengua, como una amante entregada cuando va queriendo algo más. Los magreos más intensos nos llevaron a irnos desvistiendo el uno al otro, hasta acabar completamente desnudos en la cama y bien enroscados.

Estando yo ya muy cómodo con ella, la chica tomó la iniciativa de bajar y pasar al francés. La tuve que girar un poco para tener yo un mejor ángulo de visión. Me gustó que empezara muy suave, dedicando tiempo a todas mis partes incluidas las pelotas. No tengo mucha experiencia, pero su técnica me pareció buena. Era variada y no resultaba mecánica. Con el pelo recogido podía ver su bonita cara. Me hubiera gustado que me mirara de vez en cuando, pero no lo hizo. Me fijé que usaba una mano como tope. Con el tamaño de mi miembro era completamente innecesario. Así que le aparté la mano y no tuve que hacer nada más para que se la tragara entera. Después de un rato me cansé, la atraje hacia mi y le dije que me tocaba.

Practicar sexo oral a una mujer es una de mis partes favoritas del sexo. La única donde me consta que soy realmente bueno. Habitualmente creo que lo disfruto yo más que ellas. Como estudioso de la anatomía femenina conozco bien todo el instrumental a mi alcance. Además, a pocas pistas que me de la chica, puedo adaptarme e improvisar. Creo firmemente que cualquier actividad que realicemos en la que tengamos cierta maestría y apliquemos creatividad y pasión, es puro arte. Así que me considero a mi mismo un artista comiendo coños. Si la chica está dispuesta, yo le dedico el tiempo que haga falta. Me gusta empezar recorriendo todo su cuerpo antes de acercarme al destino final que ambos conocemos y esperamos. Después interpreto una melodía. Me gusta que sea una distinta cada vez. Desde un delicado solo de violin como apertura hasta el final más apoteósico con toda la orquesta en pleno. Esta chica estaba relajada e inicialmente no me pareció muy implicada. Pero poco a poco fui llevándola por donde yo quería, dándome ella muestras físicas de sensaciones placenteras. En un par de ocasiones intentó zafarse. Creo que por algún motivo no quería correrse. Pero no me costó mucho vencer esa pequeña resistencia y mantenerla en su lugar. Hasta entonces no había jugado mis mejores bazas y había llegado el momento de hacerlo. Sus reacciones fueron prácticamente inmediatas. Por el rabillo del ojo observé que con los dedos de sus pies se estaba agarrando a la colcha, como una gatita joven que manosea con sus zarpas de puro gusto. Y ese es sin duda mi momento favorito de la cita. Trató de apartarme con fuerza, pero no la dejé. Quería que sufriera un poco más. Finalmente me separé y ella se tumbó en una esquina de la cama, de lado y de espaldas a mi. Tenía una mano entre las piernas y apretaba los muslos. Mientras, yo le acariciaba la espalda, la cintura y la cadera. Así se fue relajando y en un momento dado se giró repentinamente, me miró a los ojos y con una mueca que me pareció de divertida indignación me dijo: "eres un bicho!". Un bicho sí, un bicho raro, pensé. Y me reí con ganas. Nos sobamos bien mientras ella volvía a ponérmela dura con la mano y pronto estuvimos listos para empezar con el folleteo.

La puse a 4. No es que sea mi postura favorita, pero en esos momentos reunía una serie de características que la hacían aconsejable. En primer lugar, si se pusiera a mirarme, al menos lo haría a un metro de distancia. Mientras follo no me gusta que traten de mantener el contacto visual conmigo, mucho menos a corta distancia. Por otra parte yo me podría mover y ella se podría mover, pero solo cuando yo la dejara. Además me había fijado que el único espejo de la habitación estaba sobre el cabecero de la cama. Eso me permitiría disponer de dos planos distintos para mi disfrute visual. Uno cenital de la penetración en sí y otro general frontal. Veo, para mi agrado, que la chica ha adoptado una postura perfecta. Tiene las piernas ligeramente separadas sin llegar a espatarrarse. Su cabeza reposa sobre la cama de lado, con la espalda un poco arqueada en esa misma dirección, lo cual me permite ver bien su cara. Su mano izquierda, bien separada de su cuerpo, está colocada a la altura aproximada de su cabeza y se coge a la colcha, sin demasiada fuerza de momento. No veo su brazo derecho pero espero que lo tenga libre para tocarme de vez en cuando, cosa que efectivamente luego hará. No tiene un culo especialmente agraciado, firme o respingón. Pero para mi lo compensa ampliamente con dos cosas. La primera son unos hoyuelos bien marcados en la parte baja de la espalda que me ponen un montón. La segunda es un ojete delicado, sin ninguna zona de coloración distinta a la de su propia piel y con unos pliegues pequeñitos y de muy bonita geometría. Ya casi al principio del mete y saca me doy cuenta de que estoy ante la mujer que mejor reacciona al acelerador y al freno de todas con las que he estado en mi vida. Pero, aún siendo impreciso en mis acometidas, no da ninguna sensación de descontrol. Es más como un deportivo alemán que como uno italiano. En todo caso, soy consciente de que es mucha máquina para tan pobre conductor. Eso sí, hace que parezcas mejor de lo que eres realmente. La manejabilidad es excelente. A pesar de todo, la sensación global se me antoja agridulce. Puedo compararlo a esas experiencias de conducción donde te dejan dar unas vueltas en circuito con un cochazo. Es cierto que mola un montón, incluso a veces a ti te parece que le estás cogiendo el truquillo. Pero cuando te bajas te das cuenta de que lo que realmente te gustaría es ser un verdadero piloto para poder exprimir y retorcer ese bólido como realmente merece. Después de un rato no excesivamente largo decido correrme. En mis relaciones no siempre lo hago. Y en muchas otras ocasiones descargo por compromiso, porque la mayor parte de las tías no van a entender que me lo haya pasado de puta madre si no eyaculo. Así que, en esos momentos, prefiero darles la lechada que darles explicaciones. El caso es que, según los médicos, tengo una disfunción sexual llamada eyaculación retardada. Vamos, que te cuesta correrte. Pero una vez que te sabes ciertas pautas psicológicas para obtener el orgasmo a mi no me parece realmente disfuncional. Pueden hacerme el circo del sol sobre la polla que no me van a sacar una gota si no me sale a mi de los cojones (literalmente). Con la práctica, lo veo hasta ventajoso. Tengo el poder de decisión en mis manos para terminar si me da la gana. Y cuando quiero mi índice de fracaso no es demasiado alto. En este caso, siendo yo un cliente, está claro que no tengo que cumplir con nada. Pero me apetece un montón y al final ni siquiera tengo que concentrarme mucho más allá de un par de minutos.

Descanso ya sobre la cama, boca arriba. Ella se ha abrazado a mi, pero a un lado y sin agobiarme. Es perfecto. No me había parado a pensar en la cuestión tiempo hasta ese momento, pero estoy casi seguro, debido a la profusión de preliminares y a todo el rato empleado con el sexo oral, que ya hemos rebasado la hora estipulada. Le pregunto si andamos con prisa y me contesta que no me preocupe por eso (nada relojera, creo que lo llamais vosotros). Me parece genial porque no me gusta separarme abruptamente de la chica después de hacerlo. Empezamos a charlar un poco. Está relajada, incluso bromea y sonrie. Tengo la impresión de que no ha pasado un rato desagradable conmigo, lo cual me jodería la experiencia. A pesar de todo no me mira a los ojos. Mientras hablamos acaricio su cuerpo. Su piel es suave y cálida. Me resulta muy placentero. Al poco me incorporo para empezar a vestirme sin dejar de conversar. Ella se ha puesto una batita muy mona y está sentada al pie de la cama, con las piernas cruzadas, la espalda ligeramente encorvada hacia delante y sus ojos mirando fijamente al suelo. Su lenguaje corporal me hace pensar que estoy ante una chica sensible. Cuando me pongo a bromear sobre mi cuerpo escombro me insinua cierta inseguridad acerca del suyo propio. Soberana estupidez. Le hago saber de inmediato lo buena que me parece que está mientras apoyo mi mano sobre su muslo y busco sus ojos con los míos. Me responde con una mirada dulce y una sonrisa. Si yo tuviera sentimientos creo que me hubiera resultado hasta tierno. Me levanto para irme y ella me acompaña a la puerta. Le doy las gracias (se las doy de todo corazón), un besito y me piro.

Tengo el coche aparcado al lado de su portal, pero como ya es tarde y no veo mucha gente por la calle decido darme un paseo, echar un cigarro y evaluar la experiencia. Joder. Qué bueno leches. Pienso en que me la podría haber perdido por culpa de aquella horrenda primera cita. Tengo bastante claro que volveré a ver a esta chica algún día. Ojalá ella supiera que la entiendo mejor de lo que cree. Que yo también vivo siendo un tabú social y de los más gordos. Que la mayor parte de la gente, a poco que sepan o crean saber, nos va juzgar sin conocernos. Que ambos nos pasamos la vida fingiendo, al punto en que a veces nos olvidamos de nosotros mismos y nos entregamos resignados a nuestro papel. Yo al menos no estoy bajo un continuo escrutinio público, no se habla de mi en los foros y no se me expone como un producto del que todos quieren saber sus especificaciones técnicas. Me gustaría decirle muchas más cosas. Cosas que por supuesto nunca nunca le diré, porque entonces no podría volver a verla.

Avatar de Usuario
Dextroyer
I Conejito
I Conejito
Mensajes: 137
Registrado: Lun Jun 27, 2011 17:58

Re: PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Mensajepor Dextroyer » Dom Feb 12, 2017 18:11

Partiendo de que este esto es un foro de sexo, se supone que si tienes alguna experiencia con profesionales que se anuncien aquí u en los pasionales por ejemplo, ya que te tomas la molestias de subir tu experiencia con todo lujo de detalles, no estaría de más que pusieras el nombre de la profesional con la que estuviste o donde se anuncia, mas que nada por si alguien decidiera conocerla.
Pero bueno viendo la introducción y la presentación que de ti haces, no me extraña que omitas ese pequeño detalle :mrgreen:

Avatar de Usuario
twilight_32
Site Admin
Site Admin
Mensajes: 5557
Registrado: Sab Abr 29, 2006 22:26
Ubicación: BACK IN BLACK

Re: PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Mensajepor twilight_32 » Lun Feb 13, 2017 00:38

Dextroyer escribió:Partiendo de que este esto es un foro de sexo, se supone que si tienes alguna experiencia con profesionales que se anuncien aquí u en los pasionales por ejemplo, ya que te tomas la molestias de subir tu experiencia con todo lujo de detalles, no estaría de más que pusieras el nombre de la profesional con la que estuviste o donde se anuncia, mas que nada por si alguien decidiera conocerla.
Pero bueno viendo la introducción y la presentación que de ti haces, no me extraña que omitas ese pequeño detalle :mrgreen:


Cierto. Pero no es menos cierto que el nuevo usuario (al que, ya de paso, doy la bienvenida) ha publicado la experiencia en el subforo de RELATOS ERÓTICOS. Exactamente el único de todo el foro en donde venía a cuento. Así que sus relatos serán bienvenidos aquí aunque yo también preferiría que los publicara en otra sección y con el nombre de la chica... :D

En todo caso, mi bienvenida a PSYCHOASTUR. El relato me ha parecido muy interesante.

Avatar de Usuario
psychoastur
Sin Conejitos
Sin Conejitos
Mensajes: 2
Registrado: Vie Feb 10, 2017 16:44

Re: PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Mensajepor psychoastur » Sab Feb 18, 2017 13:31

gracias por la bienvenida.. creí que el relato encajaría bien en esta sección aunque no proporcione datos concretos de la chica.. eso no lo voy a hacer.. tengo mis motivos.. el principal es que prefiero dejar a la imaginación de cada uno qué partes son fábula y cuales fieles a la verdad.. me parece un buen contrapunto a tanto review "técnico"

nos leemos! ;-)

Avatar de Usuario
johann
VI Conejitos
VI Conejitos
Mensajes: 941
Registrado: Sab May 12, 2007 08:52

Re: PRESENTACIÓN Y EXPERIENCIAS

Mensajepor johann » Jue Mar 16, 2017 19:10

Si señor
Noto que no necesitas reconocimiento alguno
Más yo te puedo decir que eres muy bueno al transmitirnos ese océano de sentimientos , por una de nuestras queridas meretrices.
Me veo reflejado en tus letras, aunque yo tengo otros métodos y otras falsas fachadas para lograr mi supervivencia social
Buen relato y mejor experiencia
Un saludo
J.
MIS EXPERIENCIAS SEXUALES EN BLOGGER: Relatos de un sexo adicto


Volver a “RELATOS ERÓTICOS”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado